Publicidad Ofertas:

Publicidad ofertas:

1 dic. 2012

Zonas arqueológicas del Estado de Sinaloa

CERRO CAPOSOYA Petrograbado Cerro Camayeca
Petroglífos de Sinaloa México

Arte rupestre mexicano

Estas son alugunas de las expresiones de arte rupestre en Sinaloa: ARROYO DEL SAÚZ Petrograbado, BAJOSORI Perrograbado, BALÁCACHI Petrograbado, CERRO AGUA NUEVA. Pintura rupestre, CERRO CAHUINAHUA, Perrograbado, CERRO CAMAYECA Petrograbados, pintura y mancha natural, CERRO CAPOSOYA Petrograbado en el Cerro Camayeea,  CERRO CAPOSOYA Petrograbado, CERRO CUPECAHUI. Petrograbado, CERRO EL ELEFATE Petrograbado, CERRO EL COCHI Pintura rupestre, entre otras. 


A pesar de todos los elementos enunciados, desde el punto de vista arqueológico, el estado de Sinaloa se encuentra prácticamente inexplorado. A pesar de las contadas investigaciones conocidas en esta materia, lo que hasta hoy conocemos es prueba fehaciente de la riqueza del legado cultura! rupestre. Evidencia de ello son los trabajos de los arqueólogos Karl Sahuer, Aztatlán, Universidad de California, 1942; Gordon F. Ekholm, Excavations at Guasave Sinaloa, editado por el Museo Natural de Historia de Nueva York, 1942; Isabel Kelly, Excavations at Chametla, 1938, y Excavations at Culiacan, 1945, publicados por la Universidad de California.

Estas investigaciones abordan preponderantemente estudios sobre la cerámica y restos materiales enterrados; de manera tal que el conocimiento que se tiene de los grabados rupestres es poco e incipiente. A nivel local, las investigaciones son aún más precarias. Se tiene conocimiento solamente del trabajo elaborado por el ingeniero Manuel Bonilla, De Atlanta a México, Mazatlán, 1942, de 38 páginas y 23 láminas, y la ponencia de Antonio Pompa y Pompa, "Demografía rupestre", publicada en la Memoria del Ir Congreso Mexicano de Historia, en 1960. Se reconoce el gran esfuerzo del ingeniero e historiador, don Filiberto Leandro Quintero, que de manera marginal nos acerca a! conocimiento de los petroglifos en su libro La historia integral del Río Fuerte, Los Mochis, El Debate, 1978.


Todos es ros esfuerzos indagatorios sobre los grabados y pinturas rupestres en nuestra entidad, han permitido el acercamiento y contribuido a! conocimiento de las manifestaciones religiosas, artísticas, domésticas, de sobrevivencia y del nivel cultural de nuestros antepasados.

La elaboración de este apartado se basó en los trabajos de dos investigadores, que a su vez reconocen su deuda a los trabajos pioneros. El primer trabajo consultado corresponde al ingeniero Gonzalo Ortiz de Zárate, Petroglifos de Sinaloa, publicación patrocinada por Fomento Cultural Banamex, AC, México, 1976, y el segundo a la tesis profesional del arqueólogo Francisco Mendiola Galván, Petroglifos y pinturas rupestres en el norte de Sinaloa, Escuela Nacional de Antropología e Historia, México, 1994.

Reconocemos que la información de sus trabajos son parte medular de este contenido. Sin ellos, algunos tomados literalmente, no hubiera sido posible la elaboración del presente apartado. Los diferentes estilos, estructura y nivel de conceptualización de los trabajos mencionados se reflejan en el contenido, estructura y exposición de la información en este diccionario. La falta de homogeneidad en la presentación y el contenido de los datos no es responsabilidad de las fuentes mencionadas.

La geografía del estado de Sinaloa fue sembrada de huellas materiales (petroglifos, pinturas rupestres, restos de cerámica, puntas de flecha, etcétera) dejados por los antiguos habitantes indígenas que poblaron, desde hace varios siglos, este espacio del noroeste de nuestro México.
A través de esta herencia que se remonta desde la época precolombina, mezclándose después con la cultura ibérica, estas manifestaciones de vida nos han hecho saber de sus costumbres, ritos, creencias, cotidianidad al grabar las piedras de los cerros, cuevas, las márgenes de arroyos y ríos, a manera de "mudo lenguaje", que el hombre contemporáneo siempre inquisitivo ha querido descifrar.

Si bien, como señalan algunos especialistas, estas evidencias materiales no son elementos suficientes para conocer a satisfacción el comportamiento de estas comunidades, sí nos permiten asomarnos a su existencia.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...